martes, 21 de febrero de 2017

Las personas que se interesan por la ciencia son menos radicales en sus opiniones
La gente más curiosa se interesa mucho más por conocer otros puntos de vista distintos a los suyos

por Pilar Quijada


Es la curiosidad, y no los conocimientos científicos, lo que nos hace más abiertos - Fotolia


Las cuestiones políticas sobre temas controvertidos relacionados con la ciencia, como el cambio climático o el fracking, a menudo acaban en acaloradas discusiones en las que los representantes de los partidos intentan imponer su opiniónsin escuchar argumentos diferentes a los suyos. Sin embargo, en Ciencia, al menos, la curiosidad podría ayudar a cerrar esa brecha partidista, según una nueva investigación. La curiosidad por la ciencia podría tender un puente entre las opiniones alejadas, según una nueva investigación publicada en "Advances in Political Psychology".

Una investigación de la Universidad de Yale asegura que las personas que sienten curiosidad por la ciencia son menos extremistas en sus puntos de vista sobre cuestiones polémicas que otras menos curiosas. Y es que al parecer, la curiosidad va más allá de las ideologías políticas y lleva a la gente a interesarse por versiones diferentes a las suyas.

"Está bien establecido que la mayoría de las personas prefieren leer o estar expuesto a la información que se ajusta más a sus ideas preconcebidas políticas, que a aquella que la contradice," explica Dan Kahan de Yale. Sin embargo, asegura las personas que sienten curiosidad por la ciencia son más propensos a mirar más allá de sus propias creencias.

Cuando a los participantes en el experimento se les ofrecía la opción de leer noticias que apoyaban sus puntos de vista u otras que los desafiaban, los más curiosos optaban por la información desafiante, explica Kahan. "Para ellos, las informaciones sorprendentes son muy atractivas", aclara

Con su equipo, Kahan había demostrado previamente que la información basada en la evidencia científica en realidad puede intensificar - en lugar de moderar – la polarización política sobre temas polémicos como el control de armas, el cambio climático, el fracking, o la seguridad de ciertas vacunas. Y en este nuevo estudio, que evalúa los conocimientos en ciencias entre los sujetos, reitera la brecha que separa a las personas conservadoras y las liberales.

En su experimentos vieron que quienes tienen un conocimiento limitado de la ciencia, independientemente de su ideología política, eran igualmente propensos a estar de acuerdo o en desacuerdo con la afirmación "no hay evidencia sólida de que el calentamiento global esté causado por la actividad humana". Sin embargo, entre los conservadores, los más cultos e informados eran mucho más propensos a estar en desacuerdo con esa afirmación que sus compañeros menos experimentados. Sin embargo, los liberales estaban mayoritariamente de acuerdo con esa afirmación independientemente de sus conocimientos científicos.

El equipo de Kahan observó una tendencia que califica de "decepcionante": "Siempre observamos que los más capaces para mostrar las evidencias científicas son, de hecho, los más aferrados a sus opiniones" dijo Kahan. Y es que el conocimiento de la ciencia y la curiosidad por la ciencia no son la mismo, como muestra el estudio. Un porcentaje mucho mayor de liberales y conservadores curiosos eligió leer historias que iban en contra de sus creencias políticas que sus compañeros que no mostraban curiosidad por la ciencia.

No está claro si este efecto de la curiosidad podría minimizar el rencor partidista que impera en otras áreas de la sociedad. Pero Kahan cree que las personas curiosas de partidos opuestos deberían hacer de embajadores entre los miembros más doctrinarios de sus propios grupos, es decir, aquellos que defienden rígidamente una posición o una doctrina frente a su aplicación en la práctica. "Políticamente las personas curiosas son un recurso que puede promover un autogobierno ilustrado mediante el intercambio de información científica hacia la que están inclinados a aprender y compartir, concluye.



Fuente: ABC.es
Los nueve estudios de parapsicología más convincentes llevados a cabo
por Lisa A. Flowers



La existencia de la investigación paranormal sugiere que incluso los más endurecidos de los escépticos quieren creer que "hay más cosas en el cielo y la tierra que las que se sueñan en sus filosofías", para parafrasear a Shakespeare. Sin embargo, la investigación científica acreditada en el paranormal sigue siendo polémica. Incluso los estudios exhaustivos y de gran evidencia son a menudo todavía considerados "pseudo-ciencia" por los escépticos, y es difícil saber dónde está la carga de la prueba.

Sin embargo, los estudios científicos siguen investigando lo desconocido. Algunos especialistas se centran en los niños que pretenden soñar con sus vidas pasadas; otros prueban las supuestas habilidades de los médiums y otros individuos potencialmente dotados. La comunidad científica principal puede burlarse de estas vías de investigación, pero ciertos académicos y científicos continúan avanzando en sus estudios de parapsicología. ¿Listo para ser convencido? A continuación se presentan un puñado de estudios de caso que vale la pena considerar.


El Centro de Investigación Rhine usó tarjetas para probar a la gente acerca de la PES 


Foto: Columbia Pictures


El Centro de Investigación Rhine (Rhine Research Center) es una de las más antiguas sociedades de investigación paranormal acreditadas en los Estados Unidos. Originalmente fundada por Joseph Banks Rhine y su colega, el psicólogo William McDougall, la organización comenzó como Laboratorio de Investigación de Parapsicología en la Universidad de Duke. Eventualmente, se separó de la universidad y se convirtió en su propia institución. Con su énfasis en todo, desde la supervivencia post-mortem a fenómenos psíquicos como la telepatía y la clarividencia, la organización ha atraído la atención de eminentes académicos de todo el mundo.

En la década de 1920, los investigadores comenzaron a estudiar la percepción extra sensorial, o PES. Las pruebas más famosas del centro implicaron tarjetas especialmente diseñadas, que se mantendrían fuera de la vista de un sujeto de prueba. Los participantes entonces adivinan el diseño en la tarjeta.

El Rhine sigue siendo criticado por los escépticos, pero tiene décadas de investigación a su nombre. Se puede acceder a estudios de caso completos aquí.


La Universidad de Southampton encuentra prueba de la vida después de la muerte


Foto: DreamWorks


En 2014, los científicos de la Universidad de Southampton dieron a conocer los resultados de un ensayo que se ha denominado "el estudio médico más grande jamás realizado en experiencias cercanas a la muerte y fuera del cuerpo". Participaron aproximadamente 2.060 personas en todo el Reino Unido, Estados Unidos y Austria.

En este estudio, el 40% de las personas que habían muerto clínicamente describieron "algún tipo de "conciencia"" antes de que fueran revividas, algunos describieron el trabajo del personal del hospital, otros dijeron que el tiempo se ralentizaba o aceleraba. Aunque los informes mismos difieren, el volumen de ellos agrega valor al experimento: "La mayoría de los estudios [se llevaron a cabo] hace 10 o 20 años, pero los investigadores salieron a buscar ejemplos y utilizaron un tamaño de muestra muy grande, lo que da al trabajo mucha validez", dijo David Wilde, psicólogo de investigación de la Universidad Trent de Nottingham.


Un niño de 4 años dijo en la UVA que era un agente de películas reencarnado


Foto: HBO


En la Universidad de Virginia (UVA), el Dr. Jim Tucker comenzó a investigar a un joven llamado Ryan Hammond. Según los informes, Hammond comenzó a tener pesadillas vívidas desde muy temprana edad. Específicamente, comenzó a "despertar en medio de la noche gritando y agarrándose el pecho, diciendo que soñó que su corazón explotó cuando estaba en Hollywood." Una noche, mientras Hammond todavía estaba en preescolar, le dijo a su madre que sospechaba que él una vez fue "alguien más".

La madre de Hammond visitó la biblioteca local y sacó algunos libros del viejo Hollywood, pensando que sus fotos podían ayudar a su hijo. Para su sorpresa, el niño inmediatamente gravitó hacia una película de los años 30 llamada Night After Night. Se identificó como Marty Martyn, que resultó ser un agente de Hollywood que había muerto de un ataque al corazón. Hammond también describió con precisión la familia de Martyn y la casa en la que había vivido en los años cuarenta.


El Proyecto Stargate de la CIA experimentó con la visión remota


Foto: Canal +



 

En 1978, la CIA lanzó The Stargate Project, un experimento secreto sobre la visión remota, la capacidad de "ver", o sentir, eventos a distancia. Diseñado para explorar su potencial en el espionaje, el estudio produjo muchos hallazgos notables antes de ser suspendido a finales de los años 80. 

En 1995, la CIA finalmente desclasificó los archivos del proyecto. Según fuentes, uno de los cofundadores del proyecto, Russell Tarq, habría llevado a cabo un "experimento de visión remota de 10.000 millas entre Moscú y San Francisco" con Djuna Davitashvili, un curandero ruso prominente. Davitashvili describió con éxito el paradero de un individuo, aunque estaba a miles de kilómetros de distancia. En otro experimento, un oficial de policía retirado aparentemente describió un laboratorio de armas soviético secreto después de recibir sus coordenadas geográficas. 

Los escépticos pueden burlarse, pero las potencias no lo hicieron: los resultados del estudio eran lo suficientemente convincentes como para justificar "una investigación formal del Congreso para determinar si había habido una violación en la Seguridad Nacional". 


Mediums testeados por la Universidad de Arizona


Foto: New Line Cinema


Gary E. Schwartz, Profesor de Psiquiatría y Neurología de la Universidad de Arizona, y Julie Beischel, miembro de la Sociedad para la Exploración Científica y la Sociedad para la Investigación Psíquica, son figuras muy respetadas en el mundo de la parapsicología. Uno de sus estudios más notables se llevó a cabo en conjunto con el Laboratorio de Avances en la Conciencia y la Salud de la Universidad de Arizona (Laboratory for Advances in Consciousness and Health -LACH). El proyecto fue diseñado para probar la exactitud de los mediums en la recepción de información sobre personas fallecidas. 

En este experimento, ocho estudiantes de la Universidad de Arizona, cuatro de los cuales habían experimentado la muerte de un padre y cuatro de los cuales habían experimentado la muerte de un compañero, fueron emparejados con ocho médiums. Los médiums en cuestión no conocían a los estudiantes ni a sus conocidos fallecidos, y todos los emparejamientos se realizaban de forma remota.Los hallazgos del estudio sugieren que "ciertos médiums [podrían] recibir de manera anómala información precisa sobre individuos fallecidos".


La Universidad de Cornell testeó cómo los seres humanos pueden anticipar el futuro



Foto. 20th Century Fox


Es posible que no se asocie a la Universidad de Cornell con la investigación psíquica, pero Daryl Bem, profesor emérito de Psicología, tiene un historial impresionante propio. En 2010, finalmente se publicaron los resultados de uno de los estudios más notables de Bem. Como lo expresó el Cornell Chronicle, el estudio de ocho años -que abarcó nueve experimentos e incluyó a más de 1.000 participantes- terminó ofreciendo "pruebas de que los humanos tienen cierta capacidad de anticipar el futuro". 

Los experimentos de Bem estaban aparentemente basados ​​en la capacidad de las personas para responder "antes de que se presentara el estímulo". En los experimentos, los sujetos mostraron una lista de palabras y se les pidió volver a escribir tantas como pudieran recordar. Entonces, la computadora seleccionó aleatoriamente algunas de esas palabras y dio a los sujetos ejercicios de prueba sobre ellos. Finalmente, a los sujetos les fueron mostradas para recordar más de las palabras que iban a practicar más tarde que las palabras que no iban a practicar más tarde. 

Al final, "todos menos uno de los nueve experimentos confirmaron la hipótesis de que psi [fenómenos psíquicos] existe". El estudio fue publicado por la American Psychological Association Journal of Personality and Social Psychology.

 
Un estudio de 2001 encuentra consistencia en experiencias cercanas a la muerte
 
Foto: TriStar Pictures


En 2001, la revista médica británica The Lancet publicó un estudio sobre las ECM (experiencias cercanas a la muerte) en hospitales. El ensayo de 13 años fue realizado por el Dr. Pim van Lommel, un destacado investigador en el campo de los estudios de muerte cercana. 


Los ensayos de Van Lommel, que se llevaron a cabo en 10 centros médicos holandeses diferentes, involucraron a 344 pacientes que habían "muerto" durante un número significativo de minutos. Los hallazgos finales revelaron que "el 18% de los pacientes tenían algo de memoria de su período de inconsciencia y el 12% (1 de cada 8) tenían lo que los médicos llamaban una ECM "núcleo" o "profunda". Sus experiencias de ECM incluyeron "percepción fuera del cuerpo, movimiento a través de un túnel, comunicación con la luz, sentimientos de felicidad, observación de un paisaje celeste, encuentro con personas fallecidas, revisión de la vida y presencia de una frontera".  

Por otra parte, cuando dichos pacientes fueron entrevistados años más tarde, sus historias eran todavía completamente coherentes.


El Dr. Tucker estudió a un piloto de caza reencarnado



Foto: Touchstone Pictures

 

El Dr. Jim Tucker es un psicólogo infantil y Profesor Asociado de Psiquiatría y Ciencias Neurocomportamentales en la Escuela de Medicina de la Universidad de Virginia. Ha trabajado con muchos niños que inexplicablemente han contado "recuerdos que no son los suyos, que a menudo están vinculados a personas de la vida real que vivieron décadas en el pasado y a miles de kilómetros de distancia". Uno de sus casos más convincentes se refería a un niño llamado James Leininger, quien, a los 2 años, comenzó a tener "pesadillas terribles de accidentes de avión violentos". De acuerdo con este artículo, Leininger fue capaz de contar detalles vívidos sobre las operaciones militares de la Segunda Guerra Mundial; él también sabía mucho sobre aviones de combate. 

Lo más significativo, sin embargo, es que Leininger fue capaz de recordar el nombre de un verdadero portaaviones y un soldado real (un James Huston) que había muerto realmente cerca de Iwo Jima. Desde entonces se ha comprobado cada detalle que el muchacho ha presentado. No hay manera de probar la historia, pero, como Tucker señaló a NPR en una entrevista de 2014, "parece absolutamente imposible que [Leininger] pudiera haber adquirido de alguna manera esta información como los hace un niño de 2 años a través de algún tipo de medio normal".


La Universidad de Princeton intentó transmitir
información psicológicamente 


Foto: 20th Century Fox

 

Al igual que el gran más allá de sí mismo, el Laboratorio PEAR de Princeton fue descrito por The New York Times como "una anomalía desde el principio, un fantasma en la máquina de la ciencia física que nunca fue reconocido como sustancial, y sin embargo nunca fue totalmente desterrado". Una parte polémica de la universidad por casi 30 años, pero cuando cerró para siempre en 2007, tenía más que algunos experimentos notables a su crédito. 

Muchos de estos estudios involucraron intentos de transmitir psíquicamente la información. Según los investigadores, en la mayoría de los ensayos, "el receptor obtuvo la información del remitente precognitivamente... hasta varios días antes de que fuera enviada". Más específicamente, la mayoría de los experimentos "demostraron intervalos precognitivos de hasta aproximadamente 150 horas, lo que [equivale] a casi una semana.  



Fuente:  ranker.com
Julio Martínez anunció las inversiones en la base aérea de Chamical
Será una inversión de 50 millones, anunció además aumento en la remuneración militar





El viernes por la tarde, el Ministro de Defensa de la Nación Ing. Julio Martínez estuvo visitando las instalaciones del Base Aérea de Chamical acompañado de los diputados nacionales.

También estuvieron presente autoridades militares y provinciales como la Diputada Provincial Inés Brizuela y Doria , Ismael Bordagay Titular del PAMI de la Provincia y Rubén Díaz, delegado de La Rioja de la Dirección Nacional de Migraciones. 




El ministro Martínez explicó que quería estar presente para explicar personalmente al personal militar y a la comunidad de Chamical lo que significa la inversión de 50 millones de pesos en obras de repavimentación de pistas, calles y plataformas que se anunció a principio de semana:

“Queríamos venir y contarles un poco cual es nuestra idea con respecto a la Base Aérea de Chamical. Hemos sentido todos, durante muchos año hablar de la base con un montón de proyectos, algunos viables, otros inviables, otros incumplibles. Lo cierto es que hemos tomado esta decisión de recuperar la Base. En ese sentido hemos venido trabajando todo el año y hemos decidido avanzar.”

Sobre esta primera etapa de recuperación de la Base Aérea detallaba:

“Vamos a comenzar por lo más importante. No concebimos que no haya una pista de aterrizaje operable. Esta decisión esta tomada y es por eso que se ha llamado a licitación de 50 millones de pesos para la recuperación de la pista y calles aledañas. También se van a abrir 4 licitaciones más en marzo que son de materiales de construcción: plomería, techos, electricidad y de otro tipo de material, que tiene que ver con la recuperación de los casinos, la parte de sanidad y otras partes edilicias, de las cuales también se tiene pensado su recuperación”.

El Ministro también anunció una segunda actualización en la renumeración del personal militar , en actividad y retirados, lo que significa un aumento muy importante. También sobre si es posible adquirir el asfalto en la reciente planta instalada por el Municipio del Chamical, explicó que todo dependerá de la empresa que gane la licitación y si llega a un acuerdo con el Municipio.

Aviones no tripulados

El titular de la cartera de Defensa, también explicaba que el principal proyecto para la Base Aérea de Chamical es avanzar en la definición de la misma como un Centro de referencia de drones o aviones no tripulados, teniendo en cuenta lo que el presente y el futuro relacionado con el control del espacio aéreo. Con respecto a esto resaltó características fundamentales que hacen de Chamical , una zona ideal para este proyecto, como el poco o casi nulo tráfico aéreo de la zona, las grandes extensiones de tierra desde acá hasta Serrezuela despobladas, y un espacio aéreo restringido con poca interferencia, lo que optimiza las comunicaciones militares.

En el día de ayer, las autoridades también entregaron sillas de ruedas al Banco Ortopédico “Papá Francisco “de nuestra ciudad y pintura para la Escuela Nº 136. 



Fuente:  elfederalonline.com

lunes, 20 de febrero de 2017

Seis catástrofes cósmicas que podrían acabar con la vida en la Tierra
Investigadores publicaron un estudio que determinó algunas amenazas espaciales a la Tierra, desde asteroides hasta estrellas errantes. 





Astrónomos se han preguntado hasta que punto la vida en la Tierra es segura ante amenazas del espacio, y han encontrado hasta seis clases de eventos cósmicos que pueden borrar a la Humanidad.

En primer lugar de una lista publicada en The Conversation se menciona una llamarada solar de alta energía. Este fenómeno puede influir en la comunicación por radio y causar cortes de energía. En un caso extremo, nuestra civilización basada en la electrónica afrontaría un inmenso desafío en un supuesto de este tipo.

El impacto de asteroides es otra posibilidad a la que nos enfrentamos. Investigaciones recientes nos han hecho conscientes de la gran cantidad de rocas espaciales en nuestro sistema solar que podrían poner en peligro. Contra los más grandes y raros estamos bastante indefensos. Si bien no siempre destruirían la Tierra o incluso la harían inhabitable, podrían acabar con la humanidad causando enormes tsunamis, incendios y otros desastres naturales.

En tercera posición, un Sol en expansión es un riesgo lejano en el tiempo pero inevitable para la Tierra. A medida que el Sol se haga más viejo, se hará más grande, lo suficiente como para envolver tanto Mercurio y Venus. La Tierra puede parecer segura, pero el Sol también creará un viento solar extremadamente fuerte que ralentizará la Tierra. Como resultado, en alrededor de 7 mil 590 millones de años, nuestro planeta entrará en espiral en las capas externas de la inmensamente expandida estrella moribunda y se derretirá para siempre.

La lista incluye en cuarto lugar los extremadamente poderosos estallidos de energía llamados ráfagas de rayos gamma, que pueden ser causados por sistemas binarios de estrellas (dos estrellas orbitando un centro común) y supernovas (estrellas en explosión). La radiación resultante de uno podría dañar y destruir nuestra capa de ozono, dejando la vida vulnerable a la radiación UV del sol. Los astrónomos han descubierto un sistema estelar -WR 104- que podría albergar tal evento. WR 104 está a unos 5.200-7.500 años luz de distancia, lo cual no está lo suficientemente lejos como para ser seguro. Y sólo podemos adivinar cuándo ocurrirá la explosión.

En la quinta plaza aparecen las explosiones de supernova, que tienen lugar cuando una estrella ha llegado al final de su vida, y que ocurren en promedio una o dos veces cada 100 años en nuestra Vía Láctea. Es más probable que se produzcan más cerca del centro denso de la Vía Láctea y estamos a unos dos tercios del camino desde el medio, lo que no es demasiado malo.

En sexto lugar de la lista de eventos cósmicos letales para nuestra existencia figura una estrella errante en su camino a través de la Vía Láctea que podría llegar tan cerca de nuestro sol que interactuaría con la rocosa "nube de Oort" en el borde del sistema solar, que es la fuente de nuestros cometas. Esto podría conducir a una mayor probabilidad de que un enorme cometa se precipite a la Tierra.



Fuente: Excelsior
Semillero de la ciencia: sueñan desde ganarle al Parkinson hasta sanear el Riachuelo
Son parte de los científicos que trabajan en el Conicet y aspiran a seguir la carrera de investigador. Sus trabajos ponen el foco en la medicina, el medioambiente y la producción. 


Melina Bordone


Melina es hija de una doctora en Química y pasó su niñez jugando en un laboratorio. Cuando estaba en 5° grado, sus padres le regalaron un microscopio. Melina lo llevaba a su escuela, en el Bajo Flores, para observar de cerca plantas, moscas, pelos, y poco a poco fue definiendo su perfil de investigadora. Estudió Ciencias Biológicas en la UBA y se recibió con un promedio de 9,41, obtuvo una beca doctoral en el Conicet para estudiar durante cinco años el glaucoma, una enfermedad que puede causar ceguera. Obtuvo luego, una beca postdoctoral para aliviar la vida de las personas con Parkinson. Melina Bordone tiene 31 años y es parte de la nueva generación de científicos que quierenseguir investigando en el país.

“Fui seleccionada para trabajar en un laboratorio de fisiopatología cardiovascular antes de terminar el secundario, mirá la ansiedad que tenía por entrar al mundo de la Ciencia”, le dice a Clarín. A los 20 años, empezó a investigar ad honorem en otro laboratorio (de “Neuroquímica retiniana y oftalmología experimental”) mientras estudiaba la carrera. Allí mismo investigó sobre el glaucoma y, para seguir formándose, decidió volcarse al estudio de las enfermedades neurodegenerativas: “Uno de los efectos adversos del tratamiento para el Parkinson son los movimientos involuntarios anormales. Lo que investigamos es cómo disminuir esos efectos adversos sin reducir los efectos beneficiosos del tratamiento”.

Fauto Comba

Melina es parte de los 500 investigadores recomendados para iniciar la carrera de “Investigador científico” en el Conicet que al menos este año no tendrán cupo, conflicto que en diciembre derivó en la toma del Ministerio de Ciencia y Tecnología. En 2017 sólo ingresarán 385. Al resto se les extendió transitoriamente por un año la beca postdoctoral. “Voy a poder continuar con mi línea de investigación un tiempo más, pero no queda claro que pasará después”, dice Melina.

Mariana Schmidt (34) estudió Sociología y, en paralelo, empezó a volcarse hacia los problemas ambientales y los conflictos territoriales de las poblaciones indígenas y campesinas. Para su doctorado trabajó en el diseño de políticas para que Salta no fuera arrasada por el desmonte. Para el postdoctorado trabajé en la recomposición ambiental de la Cuenca Matanza-Riachuelo: desde cómo recomponer aire agua y suelo hasta remediar la situación de quienes viven en la ribera con afecciones respiratorias en la piel y plomo en sangre”.

Mariana Schmidt


“Me parece positivo habernos organizado para pelear por el futuro de la ciencia”, coincide. Un becario doctoral gana unos 15.000 pesos mensuales; uno postdoctoral, unos 18.000. “Entrar al Conicet como investigador significaba incorporarme como personal de planta y salir de una condición de precariedad”, asegura.

Juan Manuel Padró (31), es hijo de un padre camionero y una madre ama de casa. Es el primer egresado universitario de su familia y fue, de chico, de esos alumnos a los que las ciencias exactas no le resultaban difíciles. Se recibió de Licenciado en Química con orientación en química analítica y a los 23 años consiguió una beca del Conicet para hacer su doctorado. Lo que hizo fue analizar la leche materna y plasma de las madres con chagas que estaban amamantando para ver cómo la medicación que tomaban afectaba a sus bebés.

Hace dos años empezó su investigación postdoctoral: se dedicó a analizar fármacos para determinar qué parte tiene una función que cura y qué cantidad es tóxica o residual. “El proyecto que presenté para entrar a la carrera es sobre métodos para determinar parámetros de calidad del petróleo, lo que podría servir para definir su utilidad”. Propuso hacerlo en YPF-Tecnología (Y-TEC), con la intención de aplicarlo en el país.

Juan Manuel Padró


Fausto Comba (33), nació en un pueblo de Córdoba y se ríe cuando se recuerda como “el típico ñoño que toda la vida miró Discovery”. Cuando terminó el secundario, se instaló en Córdoba capital, estudió Bioquímica y logró, luego, una beca del Conicet para trabajar con biosensores: “Son dispositivos capaces de detectar una molécula específica en mezclas complejas, como el semen, la sangre o la leche”, como los Evatest o los que se usan para medir el azúcar en sangre en los diabéticos. También se usan para detectar bajas en la dopamina asociadas a la depresión y el Alzheimer o toxinas en el maíz, por ejemplo.

“Desarrollé biosensores no sólo con potencial clínico sino comercial. Son laboratorios que entran en un chip: poder detectar que una vaca está preñada en forma temprana baja los costos de producción al ganadero. Lo mismo cuando se logra medir el azúcar en sangre con un parche en la piel y ver el resultado en una app”.

Fausto viajó a formarse a Francia y a Estados Unidos y no entró a la carrera de investigador, aun habiendo obtenido tres dictámenes favorables. “Presenté un proyecto a desarrollar en cinco años. Ahora quedó todo en stand by hasta que se resuelva nuestra situación. Mi idea además es llevar la Ciencia a las universidades chicas, como la de Villa María, para incentivar la investigación desde los colegios”. 



Fuente:  Clarin.com
Experto: las capacidades nucleares de China se acercan al nivel de las de Rusia y EEUU
La prueba exitosa de una nueva versión del misil DF-5 permite reevaluar las perspectivas de desarrollo de las fuerzas nucleares chinas, comentó el experto militar ruso Vasili Kashin a Sputnik.


© REUTERS/ Damir Sagolj


"En primer lugar, es evidente que a pesar del inicio del despliegue de misiles de combustible sólido de gran alcance DF-41 [móviles y capaces de transportar ojivas múltiples guiadas de manera individual], no se espera la retirada de misiles de combustible líquido en un futuro próximo. China está aumentando su inversión en la creación de nuevas versiones de misiles DF-5", subrayó.

Según el experto, este hecho permite reconsiderar las perspectivas de crecimiento del arsenal nuclear chino.

"Antes parecía probable que el DF-41 reemplazara al DF-5 y se produjera un número adicional de estos misiles. Ahora parece que van a completar el arsenal existente de los DF-5", explicó.

​Asimismo, Kashin destacó las ventajas del misil chino.

"Es un misil de combustible líquido muy potente de un peso de lanzamiento de 183 toneladas. Su energía potencial es tan grande que permitió crear sobre su base toda una clase de cohetes portadores. Es capaz de llevar a EEUU hasta diez ojivas nucleares junto con los medios para superar la defensa antimisiles".

Sin embargo, el experto observó que el misil tiene ciertos defectos.

"El misil no es móvil, se instala en túneles o silos, y requiere un largo tiempo de preparación para el lanzamiento. (…) Así, un pequeño número de lanzadores de misiles de ese tipo puede ser destruido por un ataque enemigo [antes de lanzamiento]", señaló.

No obstante, el especialista subrayó que actualmente la situación ha cambiado ya que el DF-5 no es el único portador chino de armas nucleares capaz de alcanzar el territorio de EEUU. Ahora también son peligrosos los sistemas de base móvil DF-31 y DF-41.

En segundo lugar, China está construyendo su propio sistema de alerta temprana y el sistema de defensa antimisiles estratégico. También se puede suponer que después de numerosas modificaciones, el tiempo previo al lanzamiento de las nuevas versiones del DF-5 se redujo de manera significativa.

"Dada la semejanza significativa del diseño de este misil con los vehículos de lanzamiento de la clase CZ-2, la industria china puede ampliar la producción en masa de estos misiles, posiblemente con el despliegue de hasta 10-15 nuevos misiles de esta clase por año. Estos misiles serían más baratos para producir que los del combustible sólido y tendrían una vida útil más larga", explicó Kashin.

El número de estos misiles podría ser limitado por las posibilidades del complejo de armas nucleares y de construcción de la infraestructura, añadió.

"Cada vez aparecen más razones para esperar un espectacular avance de China que durante unos años, acercará al gigante asiático a las capacidades de las fuerzas estratégicas nucleares de EEUU y Rusia. Lo que causará unos cambios radicales en las reglas del juego en la región de Asia Pacífico", concluyó. 



Fuente:  mundo.sputniknews.com

domingo, 19 de febrero de 2017

Juan Martín Maldacena: "Estudiamos los agujeros negros bien chiquitos para saber cómo fue el origen del Tiempo"
El físico teórico argentino, ganador de un premio millonario, cuenta cómo es su trabajo de investigador en el Institute of Advanced Studies de Princeton, por donde pasó Albert Einstein. 
 

Juan Martín Maldacena. Físico teórico. Institute of Advanced Studies, Princeton, NJ. 


En el comedor del Institute of Advanced Studies (IAS) de Princeton, a una hora y media en tren de Manhattan, hay una mesa alargada donde almuerzan 15 físicos. No es cualquier equipo. Para ingresar a esta casa de altos estudios, donde trabajó y fue profesor Albert Einstein, hay que demostrar un valioso curriculum y trayectoria. En “la mesa de los físicos”, un grupo de bochos discute en todos los idiomas sobre gravedad cuántica, sistemas espacio-tiempo y teoría de cuerdas. Entre esas mentes brillantes asoma la de un argentino, Juan Martín Maldacena. El físico teórico recibió -en 2012- el millonario premio Breakthrough de Física Elemental, tres veces más importante que el Nobel por su dotación económica, aunque -dicen- con menos prensa. Y aunque a él no le gusta admitirlo, Maldacena representa una de las celebrities no sólo de este staff de notables sino del mundo. Su “Conjetura Maldacena”, una teoría que relaciona la teoría del relatividad de Albert Einstein con la mecánica cuántica --algo que se pensaba era incompatible-- le valió el reconocimiento sin fronteras.

Maldacena recibe a Clarín en Princeton. Se levantó a las 6.30, salió a correr 20 minutos por el bosque, se duchó, desayunó y llegó 7.30 a su escritorio. El genio que jamás fue abanderado en su colegio, repasa fórmulas y lee los últimos papers. A dos metros de la mesa y la computadora, relucen dos pequeños sillones de cuero, una mesita ratona y un pizarrón negro cubierto de fórmulas en tiza. Por la ventana asoman las últimas hojas coloradas del otoño en New Jersey. Junto a las fórmulas, Maldacena. “Cualquiera puede pasar por mi oficina y sentarse a pensar y discutir ideas”, sonríe.

Cualquiera no es cualquiera, sino cualquiera de los otros físicos o astrofísicos que está “pensando” en el más absoluto silencio en las oficinas contiguas del IAS. Esos pizarrones brillan por toda la institución: en el área común de café, en los pasillos, en la biblioteca. Parecen redes siempre listas para atajar los conceptos que brotan de estos cerebros humeantes.

El científico de 48 años, casado y con tres hijos, habla lo justo y necesario. Sin embargo, su cara se ilumina cuando se refiere a los agujeros negros. La boca se le estira hasta las mejillas. Toca los pómulos. Sonríe.

Los ojos le brillan cuando conversa de agujeros negros.

Es muy importante estudiarlos, pero sobre todo los agujeros negros bien chiquitos. En ellos los efectos cuánticos son más importantes. Allí dentro se podría ver la radiación a simple vista, como un punto blanco. Einstein decía que todo lo que cae en un agujero negro no puede volver a salir. Y eso no funciona para los agujeros negros bien chiquitos.

¿Einstein estaba equivocado?

Las ecuaciones de Einstein se entienden hoy mejor de lo que él las comprendió. Y así funciona todo en la física. Se mejora la interpretación. Creemos que va a haber nuevas ecuaciones que combinen las de Einstein (el espacio tiempo desde el punto de vista clásico) con la mecánica cuántica. Nuestro objetivo es encontrarlas. Buscamos unir la gravedad con la mecánica cuántica, o sea estudiar la gravedad cuántica.

¿Para qué?

Para describir el origen del Universo, el principio del Big Bang.

¿El Universo se originó por el Big Bang?

Hay una teoría, llamada modelo cosmológico standard, del argentino Matías Zaldarriaga, que también está en Princeton (N.de la R.: y que almuerza en la “mesa de los astrofísicos”). Esa teoría dice que el Universo empieza chiquito y simple. Se va expandiendo y se vuelve más complicado. Pero en esta teoría, partimos de la base de un Universo chiquito, pero no demasiado chiquito. No sabemos qué pasó cuando el Universo era super super chiquito, un poco antes de eso.

¿Cree en Dios?

Sí.

¿Creer en Dios y aceptar el Big Bang ¿es incompatible para un científico?

Dios puede haber creado las leyes que gobiernan el Universo. El Tiempo es parte de las leyes que gobiernan el Universo. No tenemos que pensar en Dios creando el Universo en un tiempo dado. El Big Bang es parte de las leyes que tenemos que entender. Y a esas leyes las creó Dios.

¿Dios estaba antes del Big Bang?

Dios está fuera del Tiempo. El Tiempo es parte de la Creación y parte de la dinámica de la física. Con el Big Bang y la mecánica cuántica, se trata de encontrar unas leyes que puedan explicar cómo comienza el Tiempo.

¿Está bien rumbeado?

No sabemos si vamos a poder encontrar esas leyes, pero creemos que sí (se ríe). Las nuevas leyes que gobiernan el espacio tiempo y la mecánica cuántica también deberían poder describir qué sucede en el interior de los agujeros negros, y no sólo el principio del Big Bang. Existe un big crunch dentro de los agujeros negros bien chiquitos.

¿Qué es eso?

En los agujeros negros hay un Tiempo afuera que está bien definido. Pero hay un Tiempo en el interior que se comporta de una forma extraña. Tiene un final, colapsa. Ahí adentro hay un fin del Tiempo. En esa región, la mecánica cuántica también es importante. La Conjetura Maldacena dice cómo se comporta el agujero negro visto desde afuera. Parecería que para entender el agujero negro desde adentro habría que entender mejor todavía la Conjetura.

¿Hablando de big crunch, qué piensa del fin del Universo?

El Universo se continuará expandiendo por un tiempo mucho mayor a su edad actual. También se cree que no es totalmente estable. Que, quizá en un futuro muy lejano, decaerá. Y para ese momento, ese decaimiento se entienda, tal vez, como un forma de sobrevivir hacia otro tipo de Universo.

¿Le gustaría ganar el Nobel?

Prefiero no responder. Es más importante encontrar las ecuaciones de la mecánica cuántica que describen la gravedad (se ríe).

¿Cuánto puede la física describir la realidad?

Aun cuando uno conozca todas las leyes fundamentales, las ecuaciones que gobiernan esas leyes, pueden ser caóticas. Una pequeña perturbación en las condiciones iniciales puede producir grandes diferencias en la condición final o luego de un tiempo dado.

¿Lo frustra cuando no le sale algo?

El estado normal es que no te salga nada. No es que uno va construyendo y sale. Construís todo el tiempo y, de repente, todo se cae. Pero cada tanto, algo se clarifica.

¿Qué lugar ocupa la intuición?

Es un motor fundamental. Se ejercita y se desarrolla. Pero las fórmulas están justamente para verificar lo que dice la intuición.

¿Cómo le gustaría que lo recordaran?

Como una buena persona.

¿Nada más?

Como un buen padre (se ríe). Bueno, por haber descubierto algo importante para la Física.

¿Cuántos idiomas habla?

Soy callado en todos los idiomas.
 
 
 
 
Fuente: Clarin.com
Paso Las Leñas y el ferrocarril 
por Oscar Sat


En reiteradas oportunidades los que propiciamos la reactivación ferroviaria hemos sugerido que paralelamente a la ruta internacional que se proyecta como paso Las Leñas, se prevea la traza para que puedan circular trenes de carga y de pasajeros, única forma de abaratar el precio de los pasajes y el costo del transporte de nuestros productos, lo que les permitirá mayor competitividad.

Los ingleses, antes de que los ferrocarriles fueran estatizados, ya tenían estudios realizados sobre la posibilidad de construir un ramal que partiera de El Sosneado para perforar la cordillera por el paso de Las Leñas.

Actualmente, empresas chinas y europeas están interesadas en la construcción de un ramal ferroviario, que una a la Argentina y Chile por el paso Las Leñas, de ahí que es conveniente que el ente binacional que se reunirá en abril para seguir trabajando por el paso más importante de nuestra provincia, incluya en la agenda la posibilidad de licitar la construcción de un ramal ferroviario paralelo al paso terrestre de Las Leñas.



Fuente: diariosanrafael
¿Qué pasó en Suecia con el experimento de reducir a 6 horas la jornada laboral?
por Maddy Savage



Suecia ha estado experimentando con jornadas laborales de 6 horas, con trabajadores que tienen la oportunidad de mantener su salario completo pese a la reducción del horario. Tras dos años, el experimento terminó. Entonces, ¿fue demasiado bueno para ser verdad?

La enfermera asistente Emilie Telander, de 26 años, felicita a uno de sus pacientes de un hogar de ancianos en Svartedalen, Gotemburgo, cuando le sale un seis en el dado en un juego de Ludo.

Pero su sonrisa se desvanece cuando cuenta que su propia suerte se agotó a fines del año pasado, cuando tras 23 meses de turnos de seis horas, le comunicaron que regresaría a los de ocho.

"Siento que estoy más cansada que antes", dice lamentando el hecho de que ahora tiene menos tiempo en casa para cocinar o leer con su hija de 4 años.

"Durante la prueba, todo el personal tenía más energía y todo el mundo estaba feliz".


Gotemburgo está experimentando con jornadas más cortas, pero la medida no es barata.

Telander es una de las cerca de 70 enfermeras asistentes que acortaron sus jornadas por el experimento, que contó con varias pruebas en distintas partes de Suecia y que incluyó una multiplicidad de empleadores, desde starts-ups a casas de reposo. 

Más productividad

Diseñado para medir el bienestar en un sector al que le está costando reclutar suficiente personal para cuidar a la población cada vez más envejecida del país, se contrató a otras enfermeras para cubrir las horas de diferencia.

Los investigadores independientes del proyecto también estudiaron a empleados en un hogar de cuidado similar que continuó trabajando días regulares.

Su informe final se publicará el próximo mes, pero los datos publicados hasta el momento refuerzan firmemente los argumentos de Telander.


El experimento de Gotemburgo ha puesto en la agenda de Suecia y de Europa el tema de acortar la jornada laboral, dice Daniel Bernmar.

Durante los primeros 18 meses del ensayo, las enfermeras que trabajaron menos horas registraron menos licencia por enfermedad, reportaron mejores condiciones de salud y aumentaron su productividad,organizando un 85% más de actividades para sus pacientes, desde paseos por la naturaleza hasta karaokes.

Sin embargo, el proyecto también se enfrentó a duras críticas de aquellos preocupados porque los costos superaran a los beneficios.

Los opositores de centroderecha presentaron una moción pidiendo al Ayuntamiento de Gotemburgo que concluyera prematuramente la prueba, en mayo pasado, argumentando que era injusto continuar invirtiendo el dinero de los contribuyentes en un proyecto piloto que no era económicamente sostenible.

Salvado a último minuto, el ensayo logró mantenerse dentro del presupuesto, pero aún así le costó a la ciudad unos US$1,3 millones.

"¿Podemos hacer esto en todo el municipio? La respuesta es no, es demasiado caro", dice Daniel Bernmar, el concejal responsable de la atención de ancianos de Gotemburgo, del Partido de Izquierda.

Sin embargo, sostiene que el experimento sigue siendo "exitoso desde muchos puntos de vista": creando empleos adicionales para 17 enfermeras en la ciudad, reduciendo los costos de cobertura por enfermedad y alimentando debates mundiales sobre la cultura laboral.

Lo más probable es que, a pesar de los resultados positivos de la jornada reducida en algunos sectores, el patrón de 40 horas permanezca en Suecia.

"Puso el recorte de la jornada de trabajo en la agenda tanto para Suecia como para Europa, lo cual es fascinante", dice.

"En los últimos 10, 15 años ha habido mucha presión sobre las personas que trabajan más horas y esto es algo así como lo contrario".

Más pruebas

Sin embargo, mientras el equilibrio entre tener vida y trabajar es defendido por todo el espectro político en Suecia, las posibilidades de que el país nórdico recorte su semana estándar de 40 horas siguen siendo escasas.

A nivel nacional, el Partido de Izquierda es el único partido parlamentario a favor de acortar las horas básicas de trabajo, respaldado por sólo el 6% de los votantes en las últimas elecciones generales de Suecia.

Sin embargo, un grupo de otros municipios suecos están siguiendo los pasos de Gotemburgo, con ensayos financiados localmente dirigidos a otros grupos de empleados con altos niveles de ausencia por enfermedad y agotamiento, incluyendo trabajadores sociales y enfermeras de hospital.

Los limpiadores del Hospital Skelleftea comenzarán un proyecto de 18 meses en marzo.


Erik Gatenholm y Gabriel Peres consideraron que para su empresa trabajar menos horas era problemático.


También ha habido buenos resultados en programas pilotos del sector privado, con áreas como publicidad, consultoría, telecomunicaciones y empresas de tecnología entre los que prueban el concepto.

Sin embargo, otros han abandonado rápidamente la idea.

'Como haciéndole el quite a las tareas'

"Realmente no creo que el día de seis horas encaje con un mundo emprendedor, o con el mundo de las starts-up", sostiene Erik Gatenholm, director ejecutivo de la compañía de biotintas de Gotemburgo.

Admite que probó el método en su equipo después de "leer sobre la tendencia en Facebook" y reflexionar sobre si podría ser innovador para el talento futuro.

Pero la firma abandonó el experimento en menos de un mes, después de los malos comentarios de los empleados.

"Pensé que sería muy divertido, pero era un poco estresante", dice Gabriel Peres, empleado de la compañía.

"Es un proceso y se necesita tiempo, y cuando no tienes todo ese tiempo se siente un poco como hacerle el quite a las tareas de la escuela, cuando al final las cosas se te terminan acumulando". 

Del otro lado del país, sus preocupaciones son compartidas por Aram Seddigh, quien recientemente completó su doctorado en el Instituto de Investigación de Estrés de la Universidad de Estocolmo y se dedica al estudio de los cambios en los patrones de trabajo.

"Creo que el día de trabajo de seis horas sería más efectivo en organizaciones -como los hospitales- donde trabajas durante seis horas y luego te vas del trabajo y regresas a casa", asegura el investigador.

"Puede ser menos efectivo para organizaciones donde los límites entre el trabajo y la vida privada no están tan claros", sugiere.

"Este tipo de opciones podrían incluso aumentar los niveles de estrés, dado que los empleados podrían tratar de encajar todo el trabajo de ocho horas en seis. O, si son empleados de oficina, podrían llevarse el trabajo a casa".


Trabajo flexible

De vuelta en Gotemburgo, Bengt Lorentzon, investigador principal del experimento en la casa de reposo de Svartedalen, sostiene que el concepto de jornadas de seis horas también choca con la fuerte cultura de trabajo flexible promovida por muchas empresas suecas.


 Mejorar tu vida laboral no pasa por cuán extendida es tu jornada, asegura Bengt Lorentzon.


"Muchas oficinas ya están trabajando casi como consultorías, no hay necesidad de que los gerentes tengan a todos sus empleados en la oficina al mismo tiempo, sólo quieren obtener resultados y la gente tiene que cumplir", dice.

"No creo que la primera pregunta se si se debe o no reducir las horas. La primera debería ser: ¿qué podemos hacer para mejorar el ambiente de trabajo? Tal vez cosas distintas funcionan mejor para diferentes grupos".




Fuente: BBC Mundo
Ciencia y técnica argentina
Cambio y fuera
El MINCYT hizo explícito el cambio en la política de ciencia y tecnología, que limitará el crecimiento del CONICET y no permitirá cumplir con las metas planificadas. Mientras se le busca un lugar de trabajo a los investigadores que no ingresaron, el ministro Barañao dice que el presupuesto no le alcanza pero que llegarán más fondos.

Por Bruno Massare 



“La meta es llegar a 14.000 investigadores en el CONICET”, dijo el ministro Lino Barañao en una reunión con periodistas en el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MINCYT) de la que participó TSS, un día después de conocerse la decisión del directorio del CONICET de fijar en 450 a las vacantes para ingreso a carrera de investigador, la mitad que en 2015. Esto implica transparentar la decisión de limitar el crecimiento del organismo, que comenzó con el recorte presupuestario y de los ingresos al organismo en 2016, y el incumplimiento de metas fijadas durante su gestión.

El objetivo de mínima del Plan Argentina Innovadora 2020 era llegar a “4,6 investigadores y becarios por cada mil integrantes de la población económicamente activa”, lo que implicaba un crecimiento en la cantidad de investigadores de alrededor del 10% anual hasta 2018, para acercarse a la proporción de los países más desarrollados (actualmente, hay casi tres investigadores cada mil personas). Consultado sobre esto, Barañao dijo que “bueno, uno trabaja con la hipótesis más agradable. Probablemente, no se cumpla esa meta del 4,6 por mil para 2020, entre otras cosas, porque el sector privado no acompañó y la economía no creció al ritmo que estaba previsto”.

“A los que quedaron afuera los vamos a reinsertar en otras instituciones, es el compromiso que hemos asumido”, dijo Barañao.

Barañao –quien estuvo acompañado por parte de su gabinete y el presidente del CONICET, Alejandro Ceccatto– dijo que “hubiera sido una irresponsabilidad abrir una convocatoria para mil investigadores” –decisión que sí avaló para la convocatoria 2015– , asumió que “hubo un cambio de información brusco en la convocatoria” y apuntó a las universidades “que fueron restringiendo la cantidad de investigadores full time”, al resto de las instituciones del sistema de ciencia y tecnología que “han incorporado solo al 6% de los doctores en el sistema” y al sector empresario, del que descree que inviertan en investigación “porque son un producto de la selección darwiniana y no suelen invertir en esto”, aunque se mostró muy optimista con respecto a las nuevas empresas de base tecnológica.

Con respecto al recorte presupuestario en ciencia y tecnología, el titular del MINCYT admitió que “el presupuesto aprobado por el Congreso es inferior a lo que teníamos pensado y no alcanza. Pero tenemos el compromiso de recibir fondos adicionales y los tenemos que usar porque se necesitan para financiar subsidios y gastos de operación”.

Macrocefalia

Durante esta semana, el directorio del CONICET votó –con la disidencia de Dora Barrancos, directora del área de Ciencias Sociales– una serie de cambios en la convocatoria a carrera de investigador: sobre un total de 450 vacantes, la mitad corresponde a “temas estratégicos y tecnología” –su proporción creció un 30%– y el resto para “grandes áreas del conocimiento”, lo que usualmente refiere a las ciencias básicas, que de esta manera ven reducida su representación. A diferencia de años anteriores, cuando se trataba de convocatorias diferentes, ahora se establece una ventanilla única para los investigadores locales y aquellos provenientes del exterior.

En este nuevo escenario, las ciencias sociales aparecen como las más perjudicadas, ya que tendrían solo un 25% de la mitad correspondiente a ciencias básicas y dudosa participación en la convocatoria para temas estratégicos y tecnología. Barañao lo negó: “Las ciencias sociales se sienten autoexcluidas de los proyectos estratégicos pero hay temas que las incluyen, como la urbanización de asentamientos, por ejemplo. Eventualmente, podrían tener un 25% de esa mitad”, dijo.

“Esto no es un ajuste, si redujéramos el número de becas –se mantendrá en 11.200– sí sería un ajuste”, se defendió Ceccatto. “Lo que estamos haciendo implica un cambio cultural. Estamos poniendo en línea un sistema que había perdido el sentido común. En su momento, el CONICET necesitaba un crecimiento vigoroso y eso sucedió. Pero ahora estamos en una situación en que, por el peso relativo que tenemos en el Estado nacional, esto es algo ineludible”, sostuvo el titular del organismo.

“Sí, claro que lo sabía, de hecho vengo alertando sobre esto desde hace varios años”, respondió el titular del CONICET cuando se le preguntó si no estaba al tanto de esta situación desde su anterior cargo como secretario de Articulación del MINCYT. “Cuando había más recursos, se pusieron todos en el CONICET, generando una macrocefalia en lugar de alimentar a otros institutos, como el INTA, por ejemplo. Tenemos entre 1.500 y 1.600 doctores que se presentan todos los años, de los cuales son recomendados entre 800 y 900. El CONICET asumía que toda esa gente entraba, pero no se puede crecer indefinidamente. Entonces, lo que buscamos es que se habiliten opciones de ingreso para los investigadores en otras instituciones”, dijo Ceccatto.

 “Lo que estamos haciendo implica un cambio cultural. Estamos poniendo en línea un sistema que había perdido el sentido común”, sostuvo Ceccatto.


Esas mismas instituciones son las que durante este año deberán absorber a los 498 ingresantes a la carrera de investigación que, el año pasado, tras haber aprobado todas las instancias de evaluación, no pudieron ingresar producto del recorte presupuestario. ¿Hay capacidad y presupuesto en esas instituciones para absorber a semejante cantidad de investigadores?, se le preguntó a los funcionarios.

“A los que quedaron afuera los vamos a reinsertar en otras instituciones, es el compromiso que hemos asumido. La negociación política con los organismos la estamos haciendo nosotros y ya hemos recibido pedidos de algunas instituciones”, dijo Barañao.

Jorge Aguado, subsecretario de Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva del MINCYT, detalló la situación de la prórroga de becas para quienes quedaron afuera de la convocatoria pasada y durante la reunión dijo que “es un proceso que llevará todo el año” y que están negociando con universidades e institutos como el INTA, el INTI y el Instituto Nacional de Agua, entre muchos otros.

El conjunto de organizaciones que se agruparon tras la toma del MINCYT en diciembre pasado –representantes de ATE, CONADU, CONADU Histórica, Jóvenes Científicos Precarizados, Científicos y Universitarios Autoconvocados, Ciencia y Técnica Argentina, Becarios Empoderados y la Red Federal de Afectados por los despidos– están organizando diversas movilizaciones en rechazo a las propuestas de trabajo en forma individual a los investigadores afectados y elaboraron un pliego que exige la incorporación a la carrera del investigador de los postulantes recomendados para el ingreso. Para este viernes, Científicos y Universitarios Autoconvocados convocó a un plenario de emergencia, Jóvenes Científicos Precarizados llamó a una asamblea para el próximo 21 de febrero y la Red Federal de Afectados realizará el 1° de marzo una feria de ciencias frente al Congreso Nacional.

El juego de la silla

En julio del año pasado, se publicaron los resultados de las votaciones para integrar el directorio por las Grandes Áreas de Ciencias Exactas y Naturales, y de Ciencias Agrarias, Ingeniería y de los Materiales del CONICET, en las cuales Roberto Salvarezza y Miguel Ángel Laborde fueron elegidos por los investigadores.

Recientemente, se conoció la designación en el directorio de Graciela Ciccia, directora de I+D de Grupo Insud, como representante de la Unión Industrial Argentina (UIA). Sin embargo, la situación de Salvarezza y Laborde sigue sin resolverse.

“Nos estamos acercando a los ocho meses y es una demora que da lugar a una serie de suspicacias y de interpretaciones que estaría bien que el Ministerio saliera a despejar”, le dijo Salvarezza a TSS.

El directorio del CONICET también fue eje de otras jugadas políticas, como la propuesta del ministro de Educación, Esteban Bullrich, de incorporar a rectores de universidades nacionales al directorio, lo que requeriría un decreto de necesidad y urgencia y el visto bueno del Congreso. La idea es apoyada por rectores como el de la Universidad Nacional de Río Negro, Juan Carlos Del Bello –secretario de Ciencia y Técnica durante el gobierno de Carlos Menem y autor del decreto N° 1661/96 que estableció la actual composición del directorio–, quien le dijo a TSS: “Fue una propuesta del ministro Bullrich y nosotros la aceptamos porque consideramos que el interior está subrrepresentado en el CONICET. Creo que esto podría cambiar si la representación de las universidades fuera por las regiones del Consejo Interuniversitario Nacional, por eso reclamamos siete lugares. Si estuviéramos sentados en el directorio, los que primero entran son de las áreas deprimidas del país”.

 El conjunto de organizaciones que se agruparon tras la toma del MINCYT, en diciembre pasado, están organizando diversas movilizaciones en rechazo a las propuestas de trabajo en forma individual a los investigadores afectados y elaboraron un pliego que exige la incorporación a la carrera del investigador de los postulantes recomendados para el ingreso.


En la reunión, Barañao dijo que las designaciones de Salvarezza y Laborde se enmarcan en “tiempos normales” y que no hay lugar para otras especulaciones. “No es un plazo que sea marcadamente distinto del general. El trámite de Ciccia empezó en marzo del año pasado y la designación de (Vicente) Macagno demoró un año”. Con respecto a la ampliación del directorio, lo descartó de manera terminante: “No es factible y no está clara la necesidad. Las universidades y el CONICET tienen objetivos distintos, además de que habría que cambiar el reglamento”. Sin embargo, dejó abierta la posibilidad de revisar la gobernanza del CONICET: “Es algo que queremos empezar a discutir este año”.

Los funcionarios del MINCYT adelantaron que, a finales de marzo, presentarán una actualización del Plan Argentina Innovadora 2020, que continuarán con el lanzamiento de los 12 proyectos estratégicos –de los que cuales hasta ahora se presentaron tres– y que se comenzará a trabajar en la formulación del Plan Argentina Innovadora 2030, que aspiran a que sea aprobado por ley y monitoreado por el Congreso.

Mientras tanto, deberán desactivar una situación de precariedad laboral para cientos de investigadores, un probable escenario de fuga de cerebros y un conflicto con la comunidad científica que va camino a profundizarse con las últimas medidas. En un momento de la charla, Barañao dijo haberse inspirado en Albert Einstein acerca de que “los tiempos de crisis son el mejor momento para hacer cambios”. 



Fuente: Agencia TSS 

sábado, 18 de febrero de 2017

Augusto Cicaré: la historia del emprendedor que hace helicópteros desde Saladillo para el mundo
Creó su primer prototipo a los diecisiete años y hoy exporta a cuatro continentes; además, su entrenador de vuelo es utilizado por fuerzas de seguridad y escuelas de pilotos en todo el mundo; por qué llamó la atención de los presidentes Arturo Illia y Mauricio Macri

por Francisco Casas




Augusto Cicaré tenía cuatro años cuando vio una edición de la revista Mecánica Popular con fotos que le llamaron la atención: unos artefactos estaban volando, pero no eran los aviones que tanto le gustaban. Le pidió a su madre que le leyera el artículo: "Es un aparato que está desarrollando un ruso que ahora vive en Estados Unidos. Se llama helicóptero, puede despegar desde el patio de casa, volar igual que un avión y volver a descender", describió María Anunciada Ercoli. Era 1941 y en ese mismo momento prometió que iba a construir uno cuando fuera grande. Su madre intentó no desanimarlo: "¿Por qué no, hijo? Si este señor pudo, vos también podés".

El señor al que se refería era nada menos que Igor Sikorsky, el primer constructor de helicópteros en serie, exiliado en suelo norteamericano tras la revolución rusa de 1917. Seguir sus pasos no sería nada sencillo, pero la escena doméstica fue premonitoria: 50 años más tarde, mientras se encontraba en el mayor festival aéreo del mundo, en Oshkosh (Wisconsin, Estados Unidos), Cicaré se topó con otro ejemplar de la misma publicación: esta vez tenía un helicóptero suyo en la tapa.

Así, desde Saladillo conquistó el mundo. Y la ciudad se lo supo reconocer: al ingresar allí, tras recorrer unos 180 kilómetros por la ruta nacional 205, una calle que lleva su nombre desemboca en la fábrica donde nacen los artefactos que tiene la firma de este emprendedor que nació hace 79 años en la localidad de Polvaredas, a tan sólo 29 kilómetros de allí.

Las oficinas son sencillas y el hangar de desarrollo de los nuevos prototipos es tan pulcro como un quirófano. "Ahora los recibe Pirincho", anuncia la secretaria, quien lo llama por el apodo con el que lo bautizó un tío, y conduce a la nacion por un breve recorrido por la fábrica hasta llegar a un segundo hangar, donde conviven los primeros prototipos con modelos de última generación.

Es ahí mismo donde, desde hace 11 años, fabrica helicópteros en serie. En 2016, la empresa produjo 20 unidades y este año tiene proyectado fabricar entre 30 y 35. También tiene en carpeta la construcción de un hangar nuevo que le permitirá duplicar la capacidad de la planta para llevarla a un volumen de 80 unidades por año en 2019. Además, cuenta con 30 empleados, pero ya planea expandir la plantilla a 40.

Casi el 80% de la producción se exporta. El mercado asiático se lleva un 40%; Europa, un 30%; Estados Unidos, un 15%, y el restante 15% va a Oceanía y Sudamérica.

El 60% de las ventas proviene de los modelos Cicaré 8 y Cicaré 12 (ambos biplazas) y el Cicaré 7 (monoplaza), que cuestan entre US$ 76.200 y US$ 153.300. El restante 40% se origina en la comercialización de entrenadores de vuelo para las fuerzas de seguridad nacionales y para entrenamiento privado en el exterior, ya que cuentan con certificación para los Estados Unidos, Europa y China.

Crecer de golpe

Foto: Sebastián Rodeiro


Pero el camino no fue fácil. El tío de Cicaré era tornero y, con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, las principales automotrices no estaban fabricando repuestos, con lo cual no daba abasto reparando piezas. Entonces Pirincho, que por aquel entonces tenía unos diez años, comenzó a ayudarlo en el taller. En el colegio tenía las notas más bajas, el problema era que no estudiaba. No bien salía de la escuela se iba derecho al taller, sin comer nada.

Los sueños de que terminara la escuela y fuera ingeniero se vieron truncados cuando su padre se enfermó y no pudo continuar estudiando. Tenía once años, era el mayor de cinco hermanos (le seguían Hugo, María, Elba y José María) y todavía recuerda las palabras de su madre: "Vas a tener que ir al campo a trabajar". Su respuesta la desconcertó, pero ella terminó accediendo. "No mamá, a mí eso no me gusta. Comprale las herramientas al tío y yo sigo con sus clientes."

La entonces pujante fábrica de automóviles y electrodomésticos SIAM había contratado al tío y el pueblo se quedaba sin tornero. Así fue como Pirincho se hizo cargo del taller. Recuerda entre risas que debía subirse a un cajón porque no llegaba al banco de las herramientas y cuando las piezas eran muy pesadas los clientes lo ayudaban a subirlas.

En aquel entonces en Polvaredas no había luz eléctrica y por ese paraje de 200 habitantes sólo pasaba el ferrocarril. "Hoy ni eso", se lamenta. Fue así como, por necesidad, fabricó un pequeño motor a nafta que hacía funcionar el lavarropas de su madre. "Funcionaba con una hélice, pero los días de viento no podía lavar, entonces decidí hacer el motorcito. Yo sabía que si quería armar el helicóptero me iba a tener que hacer mi propio motor, porque plata para comprar uno no había, así que iba practicando", relata.

Además, para hacer funcionar las máquinas del taller fabricó un motor diesel y los chacareros de la zona le empezaron a pedir que les armara uno igual para sus grupos electrógenos. Le llevaba tiempo, pero siempre les cumplía.

Así fue como el proyecto empezó a tomar forma. A medida que iba construyendo las piezas para el helicóptero, las guardaba en un armario. Sólo su madre estaba enterada. "Tenía miedo de que alguien las viera y me tratara de loco", sonríe.

En una oportunidad llegó a la tornería un vecino de la zona que era piloto de avión y conocía del tema. Cicaré se fue soltando y le comentó que tenía ganas de fabricar un helicóptero, aunque por miedo a que le pidiera verlas no le comentó que tenía piezas ya fabricadas. "¿Vos sabés lo complicado que es? Te vas a romper la cabeza pibe, hacé un avión que es más fácil", le dijo el piloto. Pero el emprendedor le retrucó: "Para hacer algo más fácil puedo hacer cualquier otra cosa, yo lo que quiero es hacer un helicóptero. Si Sikorsky pudo, ¿por qué yo no?". Las palabras de su madre resonaban nuevamente aquella tarde.

Pasó el tiempo y el piloto vio en vuelo uno de los primeros prototipos de Cicaré y recordó aquella charla: "Te pido disculpas, ¡no estabas tan loco!", le dijo.

Pirincho nunca pensó en contratar a un piloto profesional para que pruebe sus prototipos. "Siempre los volé yo, de manera autodidacta", afirma. A la primera versión la ató con cuatro cadenas al piso para que, en el caso de que se desestabilizara, las palas del rotor no tocaran el piso y no se destruyera el helicóptero. "Mi preocupación era probarlo sin romperlo. Me había costado mucho tiempo y esfuerzo armarlo", recuerda. Tenía 21 años.

Al primer prototipo le faltó potencia, pero se despegó del suelo. "Para todos fue un fracaso. Para mí, un éxito total... ¡volaba!", se entusiasma. Y no bien se bajó del aparato le dijo a su hermano que iba a fabricar un motor con el doble de potencia.

Cuando probó la nueva versión, la sensación fue totalmente distinta. "Me costó un poquito tomarle la mano y pilotearlo, pero una vez que lo estabilicé, jugaba dentro de lo que me permitían las cadenas", recuerda. Una vez que quedaban libres de tensión, era una clara señal de que el helicóptero estaba volando. "Hacía vuelos como de perdiz, ahí cerquita, me temblaban las piernas. La emoción que sentí era increíble", explica con la misma pasión de aquellos días.

"Acá me meten preso"

Foto: Sebastián Rodeiro


En ese entonces, Cicaré se enteró por el diario que la Fuerza Aérea había comprado los primeros Sikorsky S-51. "Eran una belleza, me fui hasta la base de José C. Paz y no me dejaron entrar, precisaba un permiso. ¡Yo quería ver un helicóptero en persona!", se lamenta.

Al poco tiempo, llegaron al despacho del presidente Arturo Illia imágenes en súper ocho y fotografías tomadas por el camarógrafo de presidencia de Cicaré volando el primer prototipo. Y eso bastó para que el jefe de la base aérea fuera a verlo. Cuando vio al Sikorsky, aquel mismo que no había podido ver de cerca un tiempo atrás, aterrizar en su taller, pensó: "Acá me meten preso".

El primer prototipo no contaba con ningún tipo de certificación, había sido fabricado con caños de luz, fierros de maquinaria agrícola e incluso barrales de bronce de una cama que pertenecía a su madre cuando aún era soltera. El motor estaba hecho con fundición de chatarra. La reacción del funcionario descartó los temores. No sólo lo felicitó, sino que le pregunto qué precisaba. Fue así como Cicaré se instaló en la fábrica militar de aviones durante tres meses para trabajar en un helicóptero íntegramente nacional. Pero cuando estalló el golpe de 1966, la nueva conducción decidió no continuar con el proyecto. Cargaron todo en un camión y lo mandaron de vuelta a Polvaredas.

Cicaré prefiere que lo llamen constructor más que inventor. "Inventor es el que crea algo que no existía. El inventor del helicóptero es Leonardo Da Vinci", define. No obstante, Cicaré tiene registradas dos patentes. Una de ellas es una pieza que reemplaza el plato oscilante que utiliza la mayoría de los helicópteros. "Para mí resultaba una pieza tan sencilla que hasta me da vergüenza decir que es un invento", aclara con humildad. El otro es el entrenador de vuelo, que, a diferencia de un simulador, que es virtual, permite pilotear un helicóptero real, semicautivo.

En los Estados Unidos ya está certificado su uso para que diez de las cuarenta horas que componen el curso de helicóptero puedan realizarse en él. Hoy, todos los pilotos de la Policía Federal en actividad han hecho el curso en su invento y también ha sido adquirido por la Fuerza Aérea y el Ejército. Como dato llamativo, en China compraron muchas unidades Cicaré, puesto que la actividad aérea civil está prohibida, y el entrenador es utilizado para formarse a la espera de que se permita el desarrollo de la actividad.

Por el dispositivo, Cicaré ganó el primer premio del Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INPI) y luego la medalla de oro al mejor invento en el Salón Internacional de los Inventos en Ginebra. Fue allí que lo vio un lord inglés, quien compró un entrenador para instalarlo en su castillo y divertirse con sus amigos. Luego recibió órdenes de compra de diferentes lugares.

Un capítulo aparte merece su relación de amistad y admiración mutua con Juan Manuel Fangio. En 1969, "el Chueco" dijo de su amigo: "Cicaré es uno de esos raros hombres que con su forma de sudor y talento les sobra para desarrollar obras que proyecten a su patria". Al volverla a escuchar 48 años después, Cicaré se emociona y afirma que cuando alguien tiene una idea o un sueño tiene que encargarse de demostrar que sí se puede concretar, al menos con una maqueta. "En un dibujo todo es posible, pero luego hay que ponerlo en práctica", comenta quien en 1974 se casó con Isabel Ponce y tuvo tres hijos: Fernando (hoy director y CEO de la empresa), Juan Manuel (ingeniero agrónomo) y Alfonso. Los tres trabajan actualmente en la compañía.

Otro factor determinante, afirma Cicaré, es el sacrificio y el esfuerzo. "Le he robado muchas horas al sueño. A veces venía mi madre a las tres de la mañana con un vaso de leche o algo para comer porque no había cenado para seguir trabajando en alguna pieza", rememora.

La historia de Augusto Cicaré es también la historia de un Estado ausente. Desde aquel apoyo por parte de la fábrica militar de aviones durante el gobierno de Illia, la empresa no había tenido ayudas concretas más allá de algún proyecto frustrado por los cambios de autoridades o del oportunismo electoral, cuyas promesas se las lleva el viento.

En 2015, antes de ser presidente, Mauricio Macri se presentó en la fábrica y quedó sorprendido por los desarrollos. Preguntó si había demanda por los helicópteros y entonces Fernando le comentó que efectivamente había demanda, tanto de los helicópteros como de los entrenadores de vuelo en diferentes mercados alrededor del mundo, pero que la capacidad de la fábrica sólo les permitía construir entre 10 y 12 unidades por año. "Entonces hay que producir más, construir una fábrica más grande. Si llego a presidente me comprometo a apoyarlo, por lo menos tiene que producir 50 o 100 unidades anuales", dijo Macri.

En octubre último, al inaugurar el 52° Coloquio de IDEA en Mar del Plata, ya como presidente, Macri citó Cicaré como un ejemplo a seguir y a su empresa como una de las tantas que había que apuntalar para que puedan crecer. "Yo no estaba viendo la televisión, me llamaron para contarme y me dijeron: «Hasta te nombró como Pirincho». Pensé que me estaban cargando. Pero cuando llegué esa noche a casa, puse la televisión y ahí lo vi... ¡no lo podía creer! Eso me dio fuerzas para seguir adelante, me puse a pensar en los nuevos proyectos que tengo", se entusiasma, y remata: "Soy muy creyente y paso todas las mañanas antes de venir a la fábrica a rezarle a la Virgen de Loreto [patrona de la aeronáutica] y le pido que me dé unos cuantos años más de vida, porque todavía hay muchas cosas interesantes por hacer".

Una vida de logros

Del primer prototipo a un presente de éxito y reconocimiento internacional

  • Descubrimiento: Augusto Cicaré tenía cuatro años cuando vio un helicóptero por primera vez en la revista Mecánica Popular
  • Primer prototipo: Con 21 años, cumple el sueño de su vida, logra volar un helicóptero fabricado con sus propias manos. Con el tiempo los iría perfeccionando
  • Entrenador de vuelo: El dispositivo diseñado por Cicaré permite a los pilotos aprender a volar con un helicóptero real sin correr riesgos. La invención le valió la medalla de oro en el Salón de Ginebra
  • Producción en serie: Desde hace más de 11 años que la empresa comercializa sus helicópteros. Hoy cuenta con dos modelos biplaza y un monoplaza
  • Exportaciones: El 80% de la producción se destina al mercado internacional, principalmente Asia y Europa. También comercializan en Sudamérica y Oceanía
  • Planes de expansión: Con financiamiento del BICE y del Fondear proyecta construir un nuevo hangar para duplicar la capacidad de la planta a 80 unidades



Fuente: La Nación